Podrá pasar su día en casa

La teniente Carmen Quinteros aguardará en su vivienda la notificación sobre su lugar de reclusión. Teniendo en cuenta los plazos y el trámite burocrático que lleva la notificación, evitando así que la madre militar pasar el Día de la Madre en prisión.
El abogado Carlos Mendoza, quien representa a la teniente, aclaró que de momento no se cumple con la medida de prisión preventiva, al no existir una una notificación oficial. La notificación es fundamental para determinar el lugar de reclusión, ya sea en un penal militar, o el beneficio del arresto domiciliario, expresó el abogado en contacto con ABC Color.
En ese sentido, el profesional explicó que la notificación está sujeta a las formalidades propias del estatuto militar siguiendo la cadena de mando. Por ende, la orden que remite el juez del fuero militar debe pasar necesariamente por el presidente del Tribunal Militar, el presidente en su calidad de Comandante en Jefe, el comandante de las Fuerzas Militares, el comandante de la Armada, hasta llegar al comandante de la unidad donde la mujer presta funciones, para finalmente hacer efectiva la orden de prisión preventiva.
Teniendo en cuenta estos factores, como también el feriado largo, la mujer evitará sobrellevar una situación de encierro cuando se recuerde el Día de la Madre. De hecho, la afectada se encuentra en su vivienda tras salir de franco, mientras aguarda la notificación. A la par está pendiente la resolución del hábeas corpus presentada por el defensor del Pueblo, Miguel Godoy, con el mismo objetivo.
Reiteran versión
Entre tanto, el capitán Livio Duarte Romero, director de Comunicación Social de la Armada Militar reiteró a ABC Color la versión de la institución castrense, aclarando que desmienten categóricamente que la teniente Carmen Quinteros pasará el día de la madre en prisión.
Afirmó que la mujer salió de franco y regresará a trabajar el martes 16 de mayo, fecha en que le corresponde el servicio de guardia. Reiteró que la medida disciplinaria para con la teniente nada tiene que ver con el derecho a la lactancia, sino con un acto de calumnia y falta contra la disciplina militar, que esta había cometido en octubre del año pasado, escribiendo una nota para solicitar la reconsideración de un traslado, en la que no respetó la forma militar, y sobrepasó la cadena de mando, según refirió el capitán Duarte Romero.
Recalcó que la mujer tiene tres horas diarias para amamantar a su hijo, y que ese derecho nunca le fue quitado. Mencionó que ella había solicitado ser exceptuada de las guardias, pero este privilegio no se le puede otorgar, pues va contra la ley, expresó el capitán

Publicar un comentario

 
Top